Homenaje

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

jueves, 31 de octubre de 2019

Los niños venezolanos destilan “fiebre” por el béisbol pese a la crisis


Las Pequeñas Ligas de Venezuela tienen 64 años de fundada y han logrado seis campeonatos mundiales y cerca de 50 títulos latinoamericanos.

Su guante de béisbol cambió de color. Ya no es negro. Luce todo amarillento por la arena y el polvo que ha acumulado en las manos de su pequeño dueño durante los últimos tres años.
Por Gustavo Ocando Alex / voanoticias.com
Christian Morillo, de siete años, lo abre y cierra para atrapar la pelota de espalding, también desgastada, que rebota fuertemente contra el piso de las afueras de uno de los tres estadios de la Pequeña Liga de Coquivacoa, en Maracaibo, Venezuela.


Bajo el mando de un entrenador y dos ayudantes, el niño practica al menos tres veces a la semana, generalmente en su posición favorita: la tercera base.
“Todos los días (vengo). Lunes, miércoles y jueves. Me gusta pitchear y batear”, dice, sonriente.
Christian, quien viste camiseta y gorra azul oscuro de los Astros, el equipo de su pelotero favorito, José Altuve, comenzó a entrenar en la categoría semillita.
“Siempre está entusiasmado. Llora por venir a las prácticas. Dice que hace la tarea (del colegio) cuando regrese del béisbol”, cuenta su abuela, Omaira Vargas, de 70 años.
Lo trajo a práctica esta tarde, como tantas veces desde sus cuatro años.

Coquivacoa es un complejo beisbolero enclavado dentro de un colegio de la urbanización San Jacinto de Maracaibo, de las más extensas de la ciudad.
Se escuchan con frecuencia el sonido metálico de bates impactando pelotas con fuerza. También, las voces de entrenadores dando consejos de cómo atrapar una rola.
Gigantes árboles sombrean las gradas desde donde adultos aúpan a sus hijos y nietos.
Grupos de decenas de niños, vistiendo uniformes deportivos, todos cargando bates, guantes, pelotas y bolsos, rondan tres estadios parcialmente deteriorados. Algunos exhiben gramas erosionadas y secas, cercas rotas o pinturas desgastadas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.