Homenaje

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Republicanos de la Florida no sabían que al halcón de Venezuela John Bolton lo despedirían


President Donald Trump tweeted about the departure of his national security adviser John Bolton on September 10. He said that he told Bolton the night before that his services were no longer needed and Bolton submitted his resignation the next day.
Se suponía que el representante Rick Scott se reuniría con el asesor de seguridad nacional, John Bolton, a las 2 p.m. el martes, la iniciativa más reciente de un esfuerzo continuo del republicano más ruidoso de la Florida que intenta desalojar al líder venezolano Nicolás Maduro del poder.
Luego vino el tweet presidencial.


El último despido de alto perfil de Donald Trump a través de Twitter, junto con la refutación de Bolton en Twitter unos minutos después, sorprendió a los desprevenidos republicanos en Washington y podría ser un duro golpe para los halcones de Venezuela como Scott y el representante Marco Rubio, también de la Florida.
“No lo esperaba”, dijo Scott, cuando un periodista le informó de la expulsión de Bolton. “Tengo una buena relación de trabajo con Bolton. Se suponía que debía hablar con él a las dos en punto. Espero que ellos [la Casa Blanca] puedan continuar comprometiéndose a hacer todo lo posible para deshacerse de Maduro. He tenido una muy buena relación laboral con Bolton, ya se trate de Venezuela, Cuba o Hong Kong”.
Acceso digital ilimitado: solamente 99 centavos el primer mes
Reciba acceso total a nuestro contenido en todos sus dispositivos
SUSCRIBASE AHORA
Rubio también dijo que tenía una buena relación con Bolton, pero agregó que le corresponde a Trump decidir quién trabaja en la Casa Blanca.
“Trabajamos muy bien con él y, en mi opinión, hizo una buena labor, pero en última instancia, esa es la decisión del presidente”, dijo Rubio. “Tiene derecho a tener las personas que quiera a su alrededor”.
Rubio no estaba seguro de lo que significaba el derrocamiento de Bolton para la política de Venezuela ocho meses después de que Estados Unidos reconoció a Juan Guaidó como el líder legítimo del país y comenzó a aumentar las sanciones al círculo íntimo de Maduro.
“No sé, ni sé lo suficiente sobre cuáles fueron las circunstancias, así que obviamente veremos en los próximos días”, dijo Rubio. “Es mi opinión personal que hizo una buena labor, pero no trabajó para mí, trabajó para el presidente”.
Maduro mantiene el control del ejército y la burocracia venezolana a pesar de los esfuerzos de Guaidó por expulsarlo en medio de una crisis humanitaria y una inflación desenfrenada.
Incluso la Casa Blanca desconocía el inminente derrocamiento de Bolton el martes por la mañana y había enviado una nota justo antes de las 11 a.m. de que Bolton informaría a los periodistas junto con el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Secretario del Tesoro Steve Mnuchin el martes por la tarde.
Una hora más tarde Trump tuiteó: “Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la Administración, y por lo tanto le pedí a John su renuncia, que me fue entregada esta mañana. Le agradezco mucho a John por su servicio. La próxima semana nombraré a un nuevo Asesor de Seguridad Nacional”.
Bolton disputó la naturaleza de su expulsión en su propio tweet minutos después.
“Ofrecí renunciar anoche y el presidente Trump me dijo:” Hablemos de eso mañana’ “, tuiteó Bolton.
Los opositores republicanos a la intervención en Venezuela aplaudieron la medida.
El representante de Kentucky, Rand Paul, dijo que Trump “merece tener a su alrededor a alguien que esté de acuerdo con su política”.
“La amenaza de guerra en todo el mundo disminuye exponencialmente con John Bolton fuera de la Casa Blanca”, dijo Paul, calificando la “defensa del cambio de régimen en todo el mundo como una ingenua cosmovisión” de Bolton.
“El mundo será un mucho mejor lugar con nuevos asesores del presidente y, con suerte, alguien que realmente esté escuchando lo que el presidente dice cuando repite una y otra vez que quiere poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos”, dijo Paul.
Otros republicanos dijeron que el flujo constante de despidos a través de un tuit, una lista que también incluye al ex secretario de Estado Rex Tillerson, al ex director del FBI James Comey y al ex secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos, David Shulkin, hace que sea más difícil cumplir con su labor.
“Creo que probablemente los senadores [y] el país busquen estabilidad, consistencia”, dijo el representante de Kansas, Jerry Moran. “Y esta es otra persona fuera de la administración con la que desarrollamos una relación, quien tenía una idea de dónde venía y ahora no está allí”.
Durante mucho tiempo Trump se ha promocionado como un republicano de estilo diferente que se opone a la intervención extranjera en todo el mundo, aunque Venezuela parecía ser una excepción.
Trump casi seguramente necesita ganar en la Florida en 2020 si quiere un segundo mandato, y sus asesores identificaron conversaciones fuertes sobre Venezuela como un tema en el que puede atacar el socialismo y hacer incursiones con los votantes venezolanos y cubanos en el sur de la Florida. Las comunidades venezolanas más grandes del país se concentran en los condados de Miami-Dade y Broward.
Los demócratas criticaron la naturaleza caótica del despido de Bolton.
“La acción de hoy del presidente es solo el último ejemplo de su enfoque de gobierno por caos y su política de seguridad nacional sin rumbo”, dijo el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer en un comunicado. “Cuando las opiniones extremas del embajador Bolton no son suficientes, Estados Unidos se encamina a tiempos aún más caóticos”.
Funcionarios de la Casa Blanca reconocieron el martes la frustración del presidente con las promesas incumplidas de Bolton sobre la política de Venezuela, incluidas las predicciones de que Maduro renunciaría en Venezuela hace más de un año. Pero un funcionario advirtió en contra de suponer que, con Bolton desaparecido, la administración hará cambios repentinos de política.
Trump ha respaldado una estrategia que dio incentivos a los ayudantes de Maduro para atacar a su jefe y ayudarlo con su expulsión. Hasta que esa estrategia dé frutos, las sanciones diseñadas por Bolton se mantendrán vigentes, agregó el funcionario.
El secretario de Estado Mike Pompeo también dijo a los periodistas en una conferencia de prensa que sus desacuerdos con Bolton son bien conocidos. No especificó qué implicaban esos desacuerdos con respecto a Venezuela.
El embajador ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Trujillo, tampoco estaba al tanto del despido de Bolton. En una conferencia de prensa al mediodía, Trujillo, quien es de Miami y una figura clave para los esfuerzos de administración en América Latina, se le preguntó cómo el despido de Bolton podría afectar la política latinoamericana de Estados Unidos. Trujillo dijo que tendría que volver a consultar con su equipo: “No he oído hablar de eso”.
El representante de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien pidió que el ejército estadounidense ingresara a Venezuela en mayo, dijo que Trump merece un asesor de seguridad nacional que comparta la visión del mundo del presidente. Mientras Graham estaba con el presidente en Air Force One el lunes por la noche, dijo que no tuvo ninguna advertencia previa sobre el despido de Bolton, aunque sabía que existía fricción en su relación.
“Creo que el presidente merece a alguien en quien confíe”, dijo Graham. “Está claro para mí que la relación se había deteriorado y espero que elija un asesor de seguridad nacional en el que tenga confianza. Aprecio a John Bolton y él ve el mundo como el lugar peligroso que es”.
Artículos relacionados el Nuevo Herald

Read more here: https://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article234947117.html#storylink=cpy
Despedidos por Trump De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: John Bolton, Alex Acosta, James Mattis, Jeff Sessions, James Comey y John Kelly. EFE El presidente de EE UU, Donald Trump, ha convertido los despidos y renuncias de su Gobierno en un auténtico reality show, en el que sus protagonistas no saben si siguen o no en la Administración hasta que el mandatario se decide a enviar un mensaje en Twitter. La expectación que rodea los despidos es un fiel reflejo del popular programa The Apprentice (El aprendiz), que lanzó a Trump al estrellato televisivo al grito de "¡Estás despedido!". Estos son los seis finalistas en la carrera por las renuncias y despidos con más polémica: 1. John Bolton, el 'halcón' que superó en beligerancia a Trump A Trump le bastaron dos tuits para deshacerse este martes de su asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, un "halcón" con fama de intervencionista. "Informé anoche a John Bolton de que ya no se requieren sus servicios en la Casa Blanca", anunció Trump en Twitter. En sus 17 meses en la Casa Blanca, Bolton disparó la tensión con Irán y aumentó la presión contra lo que bautizó como la "troika de la tiranía" en Venezuela, Cuba y Nicaragua. La relación entre Trump y Bolton llevaba meses deteriorándose debido a la frustración del presidente con respecto a la falta de resultados en la estrategia hacia Venezuela. Sin embargo, la gota que colmó el vaso fue la oposición del asesor presidencial a las negociaciones de Trump con los talibanes. 2. Alex Costa, una salida forzada por un escándalo sexual Alex Acosta, secretario de Trabajo durante más de dos años y el único hispano del Gobierno de Trump, se vio forzado a dimitir debido a su papel en el escándalo del magnate Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual de menores y que se suicidó el pasado 10 de agosto mientras estaba en prisión. Cuando era fiscal federal en Miami, en 2008, Acosta negoció con Epstein un acuerdo extrajudicial que le permitió esquivar un juicio por supuestamente abusar sexualmente de varias adolescentes en una de sus mansiones, en Palm Beach (Florida). En este caso, Trump elogió a Acosta, pero dijo que entendía que no quisiera convertirse en una "distracción" dentro de su Gobierno. 3. James Mattis, el general que cayó con honor Si una renuncia ha impactado en el ajedrez mundial esa ha sido la del general James Mattis, secretario de Defensa entre enero de 2017 y el mismo mes de 2019. Mattis presentó su dimisión en diciembre de 2018 después de no haber podido persuadir a Trump para que mantuviera las tropas estadounidenses en Siria. La carta en la que Mattis anunció su salida tuvo un gran impacto mediático. En ella, el general hizo una férrea defensa del sistema de alianzas de EE UU en el mundo y opinó que Washington debe "tratar a sus aliados con respeto", así como ser "resuelto e inequívoco" con sus competidores, como China y Rusia. Esa carta no le hizo ninguna gracia a Trump, quien forzó a Mattis a abandonar el Pentágono antes de tiempo. Tuvo que salir el 1 de enero, en vez de a finales de febrero, como tenía previsto. 4. Jeff Sessions, del amor al odio Como ocurrió con Mattis, Trump también pasó del amor al odio con Jeff Sessions, precursor del movimiento populista que colocó al magnate a la Casa Blanca y que ejerció como fiscal general entre enero de 2017 y noviembre de 2018, cuando fue apartado del cargo. El presidente guardaba un gran rencor a Sessions por su decisión de apartarse de la investigación sobre los supuestos vínculos ente Rusia y su campaña para las elecciones de 2016. Trump llegó a decir que de haber sabido que iba a apartarse no le habría elegido para liderar el Departamento de Justicia. En un sinfín de ocasiones, Trump recurrió a Twitter para insultar a Sessions: le llamó "muy débil" y se burló de su "vergonzoso" comportamiento. 5. James Comey, o enterarte de que te han despedido por la televisión James Comey, el defenestrado director del FBI, se enteró de que Trump le había despedido cuando se encontraba en un acto privado con agentes del FBI en Los Ángeles (California). De repente, las televisiones de la sala se iluminaron con los rótulos de CNN: "Comey sale de la Administración". En ese momento, Comey pensó que era una broma y soltó una risa antes de confirmar que la Casa Blanca había informado a los medios antes que a él. Sin embargo, luego, Comey se cobró su venganza y aireó ante los medios y el Congreso algunos de los trapos sucios de Trump. Por ejemplo, aseguró que el mandatario le había presionado para que cerrara la investigación sobre su entonces asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, una de las figuras claves de la trama rusa. 6. John Kelly, el general que se cansó de intentar poner orden John Kelly llegó a la Casa Blanca en julio de 2017 con la complicada misión de poner orden en un Ala Oeste marcada por las luchas de poder. Logró imprimir algo de disciplina al entorno de Trump, pero no al propio mandatario, que siguió con su estilo caótico y sus anuncios a golpe de tuit. La relación entre ambos llegó a un pico de tensión después de que Kelly criticara a Trump ante un grupo de legisladores, lo que provocó la ira del mandatario. El resultado fue un anuncio del presidente a la prensa: "John Kelly se irá hacia finales de año". Y así fue.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3759138/0/salidas-polemicas-gobierno-trump-despedidos-bolton/?utm_source=twitter.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop
Despedidos por Trump De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: John Bolton, Alex Acosta, James Mattis, Jeff Sessions, James Comey y John Kelly. EFE El presidente de EE UU, Donald Trump, ha convertido los despidos y renuncias de su Gobierno en un auténtico reality show, en el que sus protagonistas no saben si siguen o no en la Administración hasta que el mandatario se decide a enviar un mensaje en Twitter. La expectación que rodea los despidos es un fiel reflejo del popular programa The Apprentice (El aprendiz), que lanzó a Trump al estrellato televisivo al grito de "¡Estás despedido!". Estos son los seis finalistas en la carrera por las renuncias y despidos con más polémica: 1. John Bolton, el 'halcón' que superó en beligerancia a Trump A Trump le bastaron dos tuits para deshacerse este martes de su asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, un "halcón" con fama de intervencionista. "Informé anoche a John Bolton de que ya no se requieren sus servicios en la Casa Blanca", anunció Trump en Twitter. En sus 17 meses en la Casa Blanca, Bolton disparó la tensión con Irán y aumentó la presión contra lo que bautizó como la "troika de la tiranía" en Venezuela, Cuba y Nicaragua. La relación entre Trump y Bolton llevaba meses deteriorándose debido a la frustración del presidente con respecto a la falta de resultados en la estrategia hacia Venezuela. Sin embargo, la gota que colmó el vaso fue la oposición del asesor presidencial a las negociaciones de Trump con los talibanes. 2. Alex Costa, una salida forzada por un escándalo sexual Alex Acosta, secretario de Trabajo durante más de dos años y el único hispano del Gobierno de Trump, se vio forzado a dimitir debido a su papel en el escándalo del magnate Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual de menores y que se suicidó el pasado 10 de agosto mientras estaba en prisión. Cuando era fiscal federal en Miami, en 2008, Acosta negoció con Epstein un acuerdo extrajudicial que le permitió esquivar un juicio por supuestamente abusar sexualmente de varias adolescentes en una de sus mansiones, en Palm Beach (Florida). En este caso, Trump elogió a Acosta, pero dijo que entendía que no quisiera convertirse en una "distracción" dentro de su Gobierno. 3. James Mattis, el general que cayó con honor Si una renuncia ha impactado en el ajedrez mundial esa ha sido la del general James Mattis, secretario de Defensa entre enero de 2017 y el mismo mes de 2019. Mattis presentó su dimisión en diciembre de 2018 después de no haber podido persuadir a Trump para que mantuviera las tropas estadounidenses en Siria. La carta en la que Mattis anunció su salida tuvo un gran impacto mediático. En ella, el general hizo una férrea defensa del sistema de alianzas de EE UU en el mundo y opinó que Washington debe "tratar a sus aliados con respeto", así como ser "resuelto e inequívoco" con sus competidores, como China y Rusia. Esa carta no le hizo ninguna gracia a Trump, quien forzó a Mattis a abandonar el Pentágono antes de tiempo. Tuvo que salir el 1 de enero, en vez de a finales de febrero, como tenía previsto. 4. Jeff Sessions, del amor al odio Como ocurrió con Mattis, Trump también pasó del amor al odio con Jeff Sessions, precursor del movimiento populista que colocó al magnate a la Casa Blanca y que ejerció como fiscal general entre enero de 2017 y noviembre de 2018, cuando fue apartado del cargo. El presidente guardaba un gran rencor a Sessions por su decisión de apartarse de la investigación sobre los supuestos vínculos ente Rusia y su campaña para las elecciones de 2016. Trump llegó a decir que de haber sabido que iba a apartarse no le habría elegido para liderar el Departamento de Justicia. En un sinfín de ocasiones, Trump recurrió a Twitter para insultar a Sessions: le llamó "muy débil" y se burló de su "vergonzoso" comportamiento. 5. James Comey, o enterarte de que te han despedido por la televisión James Comey, el defenestrado director del FBI, se enteró de que Trump le había despedido cuando se encontraba en un acto privado con agentes del FBI en Los Ángeles (California). De repente, las televisiones de la sala se iluminaron con los rótulos de CNN: "Comey sale de la Administración". En ese momento, Comey pensó que era una broma y soltó una risa antes de confirmar que la Casa Blanca había informado a los medios antes que a él. Sin embargo, luego, Comey se cobró su venganza y aireó ante los medios y el Congreso algunos de los trapos sucios de Trump. Por ejemplo, aseguró que el mandatario le había presionado para que cerrara la investigación sobre su entonces asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, una de las figuras claves de la trama rusa. 6. John Kelly, el general que se cansó de intentar poner orden John Kelly llegó a la Casa Blanca en julio de 2017 con la complicada misión de poner orden en un Ala Oeste marcada por las luchas de poder. Logró imprimir algo de disciplina al entorno de Trump, pero no al propio mandatario, que siguió con su estilo caótico y sus anuncios a golpe de tuit. La relación entre ambos llegó a un pico de tensión después de que Kelly criticara a Trump ante un grupo de legisladores, lo que provocó la ira del mandatario. El resultado fue un anuncio del presidente a la prensa: "John Kelly se irá hacia finales de año". Y así fue.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3759138/0/salidas-polemicas-gobierno-trump-despedidos-bolton/?utm_source=twitter.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop
Despedidos por Trump De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: John Bolton, Alex Acosta, James Mattis, Jeff Sessions, James Comey y John Kelly. EFE El presidente de EE UU, Donald Trump, ha convertido los despidos y renuncias de su Gobierno en un auténtico reality show, en el que sus protagonistas no saben si siguen o no en la Administración hasta que el mandatario se decide a enviar un mensaje en Twitter. La expectación que rodea los despidos es un fiel reflejo del popular programa The Apprentice (El aprendiz), que lanzó a Trump al estrellato televisivo al grito de "¡Estás despedido!". Estos son los seis finalistas en la carrera por las renuncias y despidos con más polémica: 1. John Bolton, el 'halcón' que superó en beligerancia a Trump A Trump le bastaron dos tuits para deshacerse este martes de su asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, un "halcón" con fama de intervencionista. "Informé anoche a John Bolton de que ya no se requieren sus servicios en la Casa Blanca", anunció Trump en Twitter. En sus 17 meses en la Casa Blanca, Bolton disparó la tensión con Irán y aumentó la presión contra lo que bautizó como la "troika de la tiranía" en Venezuela, Cuba y Nicaragua. La relación entre Trump y Bolton llevaba meses deteriorándose debido a la frustración del presidente con respecto a la falta de resultados en la estrategia hacia Venezuela. Sin embargo, la gota que colmó el vaso fue la oposición del asesor presidencial a las negociaciones de Trump con los talibanes. 2. Alex Costa, una salida forzada por un escándalo sexual Alex Acosta, secretario de Trabajo durante más de dos años y el único hispano del Gobierno de Trump, se vio forzado a dimitir debido a su papel en el escándalo del magnate Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual de menores y que se suicidó el pasado 10 de agosto mientras estaba en prisión. Cuando era fiscal federal en Miami, en 2008, Acosta negoció con Epstein un acuerdo extrajudicial que le permitió esquivar un juicio por supuestamente abusar sexualmente de varias adolescentes en una de sus mansiones, en Palm Beach (Florida). En este caso, Trump elogió a Acosta, pero dijo que entendía que no quisiera convertirse en una "distracción" dentro de su Gobierno. 3. James Mattis, el general que cayó con honor Si una renuncia ha impactado en el ajedrez mundial esa ha sido la del general James Mattis, secretario de Defensa entre enero de 2017 y el mismo mes de 2019. Mattis presentó su dimisión en diciembre de 2018 después de no haber podido persuadir a Trump para que mantuviera las tropas estadounidenses en Siria. La carta en la que Mattis anunció su salida tuvo un gran impacto mediático. En ella, el general hizo una férrea defensa del sistema de alianzas de EE UU en el mundo y opinó que Washington debe "tratar a sus aliados con respeto", así como ser "resuelto e inequívoco" con sus competidores, como China y Rusia. Esa carta no le hizo ninguna gracia a Trump, quien forzó a Mattis a abandonar el Pentágono antes de tiempo. Tuvo que salir el 1 de enero, en vez de a finales de febrero, como tenía previsto. 4. Jeff Sessions, del amor al odio Como ocurrió con Mattis, Trump también pasó del amor al odio con Jeff Sessions, precursor del movimiento populista que colocó al magnate a la Casa Blanca y que ejerció como fiscal general entre enero de 2017 y noviembre de 2018, cuando fue apartado del cargo. El presidente guardaba un gran rencor a Sessions por su decisión de apartarse de la investigación sobre los supuestos vínculos ente Rusia y su campaña para las elecciones de 2016. Trump llegó a decir que de haber sabido que iba a apartarse no le habría elegido para liderar el Departamento de Justicia. En un sinfín de ocasiones, Trump recurrió a Twitter para insultar a Sessions: le llamó "muy débil" y se burló de su "vergonzoso" comportamiento. 5. James Comey, o enterarte de que te han despedido por la televisión James Comey, el defenestrado director del FBI, se enteró de que Trump le había despedido cuando se encontraba en un acto privado con agentes del FBI en Los Ángeles (California). De repente, las televisiones de la sala se iluminaron con los rótulos de CNN: "Comey sale de la Administración". En ese momento, Comey pensó que era una broma y soltó una risa antes de confirmar que la Casa Blanca había informado a los medios antes que a él. Sin embargo, luego, Comey se cobró su venganza y aireó ante los medios y el Congreso algunos de los trapos sucios de Trump. Por ejemplo, aseguró que el mandatario le había presionado para que cerrara la investigación sobre su entonces asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, una de las figuras claves de la trama rusa. 6. John Kelly, el general que se cansó de intentar poner orden John Kelly llegó a la Casa Blanca en julio de 2017 con la complicada misión de poner orden en un Ala Oeste marcada por las luchas de poder. Logró imprimir algo de disciplina al entorno de Trump, pero no al propio mandatario, que siguió con su estilo caótico y sus anuncios a golpe de tuit. La relación entre ambos llegó a un pico de tensión después de que Kelly criticara a Trump ante un grupo de legisladores, lo que provocó la ira del mandatario. El resultado fue un anuncio del presidente a la prensa: "John Kelly se irá hacia finales de año". Y así fue.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3759138/0/salidas-polemicas-gobierno-trump-despedidos-bolton/?utm_source=twitter.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.