A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

sábado, 7 de septiembre de 2019

Juan Guaidó: Ya ni siquiera China apoya a Nicolás Maduro; se aísla cada vez más

Venezuelan opposition leader Juan Guaido, who many nations have recognised as the country’s rightful interim ruler, is seen at the Metropolitan University in Caracas, Venezuela August 28, 2019. REUTERS/Carlos Jasso

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, aseguró este sábado en una entrevista exclusiva con El Independiente que el régimen de Maduro es una dictadura sádica y que cada vez se aísla más del mundo.
lapatilla.com
Por: Ana Alonso – El Independiente

 

A continuación parte de la entrevista en íntegro:

Pregunta.- Han pasado casi ocho meses desde que juró en cabildo popular como presidente encargado de encaminar el proceso político hacia la democracia y aún no ha cesado la usurpación. Desde fuera parece como si el efecto Guaidó se hubiera desinflado, a pesar de que en la calle sigue siendo popular. ¿Por qué va tan lento el proceso? ¿Cree que han cometido errores importantes?
Respuesta.- Lo primero que nos enfrentamos a una dictadura sádica. No le importa en absoluto el ciudadano. Es una dictadura disfuncional, no hay agua, no hay luz, no hay servicios básicos en Venezuela. Estamos ante un proceso bien duro. Hemos estado construyendo capacidades desde el principio. Tenemos la mayoría en la Asamblea, una acción internacional sin precedentes, tenemos presión diplomática, sufrimos persecución, mi jefe de gabinete, Roberto Marrero, continúa secuestrado. Estamos en esta lucha. Soy un presidente encargado en dictadura (enfatiza) reclamando competencias del Ejecutivo para poder atender la emergencia humanitaria y que el país sea realmente libre.
P.- ¿Usted tiene datos sobre la situación en el ejército que haga pensar que el fin de la usurpación está más cerca?
R.- Lo primero y central es el rol de las Fuerzas Armadas. Hemos visto el descontento de los sargentos de Cotiza, los militares en Cúcuta, Carlota, y gente cercana a Maduro. Y también el descontento de la tropa, y de todos los venezolanos. La petrolera china CNPC ya ha suspendido las operaciones en Venezuela. Maduro se aísla cada vez más del mundo, incluso de los que decía que eran sus aliados. Estamos buscando mecanismos para seguir comunicando directamente con las Fuerzas Armadas.
P.- Efectivamente la petrolera china CNPC, uno de los principales socios de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) acaba de paralizar sus actividades con el régimen de Maduro para no violar las sanciones impuestos por Estados Unidos. ¿Ese respaldo de China y de Rusia sería fundamental para el éxito de su lucha? ¿Están trabajando en ese sentido?
R.– No hay una sola fórmula. Internacionalmente la presión es necesaria y fundamental para terminar la dictadura. También es básica la presión interna. Hoy ha habido cinco protestas solamente en Caracas, de empleados públicos, por falta de salarios. Es importante la presión de calle, la presión diplomática, tiene que ver con las Fuerzas Armadas, con establecer garantías. No hay una única fórmula. Hemos insistido con todas.
P.- Pero Maduro sigue ahí, en el Palacio de Miraflores. ¿Será posible que Maduro deje el poder por medio de la negociación? ¿Qué estaría dispuesto a negociar con el líder chavista?
R.- No tiene que ser necesariamente con Maduro. Es la fuerza necesaria para producir la transición. Lo que sí necesitamos que algunos sectores que le sostienen dejen de hacerlo. Pudiera ser que él dé el paso pero no partimos de la buena fe de un dictador. Sería un error. Es un dictador y hay que verlo de esa manera.
Por primera vez en 20 años hay un gran desorden comunicacional. Hay muchos indicios de la división del régimen chavista y eso hace difícil la toma de decisiones”
P.- ¿Cree que Nicolás Maduro querría dejar el poder pero no le dejan?
R.- Eso puede ser un análisis. Que su entorno no sienta que hay garantías para ellos en este momento. O que él no las sienta para él. Lo que sí es evidente hoy es que por primera vez en 20 años hay un gran desorden comunicacional. No se ponen de acuerdo. Vemos a Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, de gira por Rusia, por Nicaragua, actuando como si fuera canciller o presidente. Vemos a Diosdado Cabello (presidente de la Asamblea Constituyente), que no hizo su programa de los miércoles de chismes políticos, alejado de la toma de decisiones. Hay muchos indicios de la división y eso hace difícil la toma de decisiones.
P.- Pero no es solo Maduro es el sistema creado por el chavismo. ¿Es posible acabar con un sistema después de 20 años y tantos beneficiarios que se han enriquecido con el narco y la corrupción? Es complejo acabar con todo ello y aún puede durar mucho tiempo.
R.- Ya ha durado más de lo que todos queremos, 20 años. Cuando llegó al poder este régimen, yo ni siquiera votaba, era menor de edad. Ha durado tanto que tenemos una situación humanitaria compleja sin precedentes en la región. Tanto ha durado que tenemos el flujo migratorio más alto de Latinoamérica.
Es un sistema que han tratado de experimentar pero debo decir que no triunfó: hoy tiene un 93% de rechazo. Hoy tiene una oposición mayoritaria movilizada, tiene un presidente encargado, un Parlamento que le arrebatamos construyendo mayoría, partido político, defendiendo los votos a riesgo de vida, amenazas de muerte… En mi circunscripción tuve que defender votos a riesgo de vida de muchos testigos, amenazas de muerte… Para vencer al sistema hay que tomar el poder y así transformarlo.
Hay que tener en cuenta que llamar gobierno al régimen de Maduro es un sinsentido. Es un dictador. Tortura a los presos políticos hasta la muerte, como ocurrió con el opositor Fernando Albán o con el capitán Acosta Arévalo. Utilizan la comida con fines políticos. Hay corrupción en el sistema de alimentación. Recurre a grupos de exterminio. Es una dictadura.
P.- Iván Márquez, ex número dos de las FARC, ha anunciado recientemente su vuelta a las armas con un grupo de disidentes de este grupo guerrillero. ¿Tiene datos que apunten a que actúa en consonancia con el chavismo? ¿Qué grupos terroristas actúan en suelo venezolano? ¿Cuentan con el aval de Maduro?
R.- No tenemos duda de que fueron amparados y está dicho por el mismo Maduro. Recientemente lo hizo en el llamado Foro de Sao Paulo, que fue un fracaso para ellos. Los vitorearon. Han ido varias veces al Palacio de Miraflores. Se está trabajando para detectarlos y hacerles frente porque es una amenaza venezolana, colombiana y regional. Están amparados y financiados directa e indirectamente por el gobierno de Maduro. El ELN está extrayendo metales preciosos para financiar sus operaciones.
Al amparar y financiar a los disidentes de las FARC y el ELN, Maduro está haciendo daño a la soberanía nacional de Venezuela”
P.- ¿Vincula esa vuelta a las armas de la disidencia de las FARC con la estrategia de Maduro de hostigar al gobierno de Iván Duque?
R.- Seguramente entra en el esquema de Maduro de distraer el foco. Se hace daño porque estos grupos tienen complicidad con grupos irregulares. Le hace daño a la soberanía nacional. La frontera venezolana hoy está absolutamente tomada por grupos irregulares.
P.- El chavismo está intentando adelantar las elecciones legislativas a principios de 2020, cuando deberían ser a finales de año. ¿Qué consecuencias tendría esa medida? ¿Estarían dispuestos a aceptar si también hay presidenciales en 2020?
R.- Es muy grave lo que trata de hacer el régimen porque vayamos a los hechos. Ya lo trataron de hacer en 2018 y estamos aquí, en una situación inédita en Venezuela y para la región. El mundo los desconoció. Agravaron la crisis, agravaron la emergencia humanitaria. Si tratan de intentarlo de nuevo, el resultado sería peor aún. Sería un crimen de lesa humanidad porque agravarían la crisis aún más. Debemos prevenir esta locura. No participaríamos en esa locura, como no lo hicimos en la farsa de las presidenciales de mayo de 2018. No participaremos hasta que no haya elecciones libres y justas en Venezuela.
P.- ¿Ni siquiera lo aceptarían si hubiera presidenciales a la vez?
R.- Es una discusión que se pudiera dar. Pero lo importante es que no vamos a participar en ninguna elección que no sea libre y justa orientada a la resolución del conflicto una vez que cese de la usurpación y vinculada a la transición en Venezuela.
Que Maduro sea candidato a las presidenciales dependerá de su partido, pero es el peor valorado del régimen. Hoy ganaríamos por 83% frente al 17%
P.- ¿Iría a elecciones con Maduro en el poder? ¿Y con Maduro como candidato?
R.- Sería una decisión del partido PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela). Maduro es el candidato peor valorado del régimen. Según Datanálisis, si hubiera ahora presidenciales, ganaríamos por 83% frente al 17%. Sería una decisión del régimen, siempre y cuando no esté usurpando funciones.
P.- ¿Sería usted candidato en unas presidenciales?
R.- Es una decisión de la coalición unitaria que normalmente tomará la decisión por consenso o en primarias. Pero tendremos un solo abanderado una vez que logremos resolver la crisis política y el cese de la usurpación.
P.- Sobre la presión internacional, ¿sigue usted siendo respaldado por 54 países? ¿Considera a Estados Unidos su principal valedor?
R.- Tenemos detrás a 54 países, casi 60 porque se van sumando. Hemos conseguido una alianza muy importante en esta etapa de la lucha. Es el respaldo a una causa justa, no a Juan Guaidó. Estados Unidos, el Grupo de Lima, la Unión Europea han sido importantes.
Para leer la entrevista completa, pulse aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.