A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Acnur: Situación de indígenas venezolanos en Brasil es trágica

indigenas
Tres niños indígenas comen en el suelo la comida que reciben el pasado miércoles, en Pacaraima (Brasil). os Warao constituyen parte importante del éxodo venezolano en Brasil y fueron tal vez los primeros en llegar en masa a este país, por lo que cuentan con albergues exclusivos tanto en Boa Vista como en Pacaraima (450 refugiados), la pequeña ciudad brasileña en la frontera con Venezuela y único paso fronterizo entre ambos países. Los abrigos exclusivos fueron construidos porque los Warao eran los que menos inconvenientes tenían para montar grandes campamentos en plazas públicas y mendigar en las calles. En los alojamientos mantienen varias de sus costumbres, como dormir en hamacas, cocinar en hogueras de leña, confeccionar las artesanías de las que viven y permitir que sus niños anden desnudos. EFE/Antonio Lacerda

Con menos oportunidades de integración e inserción económica, unos 1.800 indígenas venezolanos que migraron a Brasil permanecen, sin expectativas, en refugios cerca de la frontera, un panorama “bastante trágico”, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.



Grandi visitó en agosto los estados brasileños de Roraima y Amazonas, que albergan el mayor número de migrantes venezolanos. Antes abordó, entre otros temas, la cuestión indígena con ministros del presidente Jair Bolsonaro en Brasilia.
“Hubo mucho debate. Visité el refugio de indígenas en Boa Vista. Me entristeció porque está claro que ellos no forman parte del proceso de ‘interiorización'”, dijo a la AFP en una entrevista telefónica.
Grandi se refiere al programa gubernamental Operación Acogida, que traslada y ubica a inmigrantes venezolanos en distintas localidades del interior de Brasil en función de plazas de trabajos para los que habitualmente los indígenas no tienen capacitación.
“Tienen menos oportunidades que los otros [refugiados] de ser incluidos económica o socialmente. Es bastante trágico”.
Cientos de indígenas venezolanos, principalmente waraos, han emigrado hacia Brasil desde 2016, cuando se agudizó la crisis económica en el país gobernado por Nicolás Maduro.
Los waraos, la segunda mayor población indígena de Venezuela, tienen que recorrer más de 800 kilómetros desde el noreste de su país, donde se asientan sus comunidades, hasta la frontera. Desnutrición y una alta tasa de VIH complican su situación. Pemones y panares, del sur, también han comenzado a llegar a Brasil.
Tradicionalmente vulnerables en su propio país, en territorio brasileño enfrentan otros desafíos, como la lengua, pues no hablan portugués.
Por ahora la única alternativa, además de los refugios, es la venta callejera de artesanías o la mendicidad.
Su integración es sumamente compleja, admite el diplomático.
Dos refugios para indígenas en Roraima albergan a 1.025 personas de diversas etnias y otros dos en Amazonas, a 754 waraos. Pero decenas de indígenas duermen en las calles y han comenzado a instalarse en espacios públicos del vecino estado de Pará.
“Hice un llamado al gobierno [brasileño] para que este caso sea examinado muy cuidadosamente” a fin de que “se creen algunas oportunidades para ellos”, dijo Grandi.
“Creo que deben hacerse algunos esfuerzos para asegurarse de que tengan acceso a los servicios públicos, que los niños puedan ir a la escuela y los adultos tengan trabajo”, estimó.
– En aumento –
La situación de las poblaciones indígenas no es el único desafío. Los venezolanos siguen llegando a Brasil, uno de los países de la región que más facilitó los trámites burocráticos para ingresar y radicarse.
La Operación Acogida, creada por el gobierno y gestionada por militares, informó que en agosto entró un promedio diario de 758 venezolanos, significativamente por encima de los 500 diarios de julio.
“Estoy preocupado porque no veo una solución política cerca y eso significa que la gente continuará sufriendo”, dijo Grandi.
La ONU estima que 3,6 millones de venezolanos, 12% de la población, dejaron su país desde inicios de 2016. Se trata de “una gran crisis de refugiados global”, dijo Grandi, quien, a modo de comparación, recordó que hay 5,6 millones de refugiados sirios.
Según el organismo, hay unos 168.000 venezolanos en Brasil, el quinto país de la región por número de inmigrantes de ese país.
El diplomático sostiene que aunque América Latina tiene una tradición de apertura, “hay problemas económicos y sociales, y la presencia de venezolanos está comenzando a exacerbarlos”.
“Me preocupa mucho que sin un apoyo internacional sólido, el clima se vuelva más hostil para los venezolanos en la región”, advirtió.
Pero sobre todo, pide al mundo abrir los ojos ante la tragedia y “ser más conscientes de la urgencia” de la situación.
AFP

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.