A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

domingo, 11 de agosto de 2019

Terminó la votación y la atención está centrada en los resultados de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe


Con el cierre de las casi 14 mil mesas de votación distribuidas en todo el país para la realización de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) se terminó la primera etapa para definir quién será el presidente de la Argentina desde el 10 de diciembre. Tal como estaba previsto, estos comicios ratificaron la fuerte polarización en la que está sumergida la política argentina. 
Si bien es cierto que son diez las fórmulas presidenciales que compiten por llegar al sillón de Rivadavia, la realidad es que las dos principales candidaturas son las que encabezan el actual presidente Mauricio Macri y el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Las ocho fórmulas 


restantes tienen objetivos distintos pero parecidos: algunos apuntan a superar el 1,5% de los votos para poder competir en la elección general; otros a consolidar un porcentaje de votos suficiente como para arrastrar a sus postulantes al Congreso y lograr alguna banca.
Para los equipos de campaña de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos, cuando después de las 22 empiecen a llegar los primeros resultados comenzará el diagramado de la estrategia para los 77 días que faltan para las elecciones generales del 27 de octubre. La clave en torno a cómo plantearán sus campañas los dos principales espacios políticos está relacionada con un detalle clave del reglamento electoral: si ninguna fórmula supera el 45% de los votos o el 40% con una diferencia de 10 puntos sobre la inmediata competidora, todo se definirá en un balotaje el 24 de noviembre.
Uno o dos puntos porcentuales en las PASO pueden ser clave en octubre. Por ejemplo, si sucede lo que el viernes pronosticaron los mercados, un empate técnico o una victoria por poca diferencia de Fernández, en Juntos por el Cambio llegarían con niveles altos de confianza al 27 de octubre.
Por el contrario, si Fernández triunfa pero con una diferencia mayor a cuatro o cinco puntos, en el centro de campaña del Frente de Todos celebrarían, aunque no descorcharían botellas de espumante. Es que en 2015 Daniel Scioli alcanzó el 36,69% de los votos en las PASO y superó por más de ocho puntos a la combinación de lo obtenido por las tres candidaturas de Cambiemos: las fórmulas Mauricio Macri-Gabriela Michetti; Ernesto Sanz-Lucas Llach; Elisa Carrió-Héctor 'Toty' Flores cosecharon el 28,57% de los votos.
Pero esa diferencia no fue suficiente para el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires: si bien consiguió el apoyo de casi 600 mil electores más y alcanzó el 37,08%, Cambiemos fue la alianza que más creció entre las PASO y las generales con un aumento de 3 millones de votantes, lo que implicó que Macri cosechó el 34,15% de los votos y forzó un balotaje.
Entonces, en los dos principales centros de campaña no solo estarán atentos al porcentaje que alcancen en las PASO, sino también a la eventual diferencia entre el primero y el segundo. Pero además, seguirán de cerca lo que suceda con el voto en blanco, que también puede ser clave para que la elección general se defina en la primera vuelta.
Los distritos clave
El otro dato fuerte de las primarias surgirá del resultado que los precandidatos presidenciales logren en las provincias de Buenos Aires (que representa el 37% del padrón nacional), Córdoba (con el 8,6%), Santa Fe (8,3%), Capital Federal (7,9%) y Mendoza (4,2%), que juntas concentran casi 21 de los 33 millones de electores de todo el país.
En el territorio bonaerense, todos los ojos van a estar puestos en el conurbano, y sobre todo en dos secciones electorales: la primera y la tercera (a grandes rasgos, el norte y el sur del Gran Buenos Aires).
En Córdoba, Juntos por el Cambio sabe que hay muchas posibilidades de que Macri sea el que más votos coseche (en 2015 llegó al 53% de los votos y al 71% en el balotaje), pero la clave va a estar en la diferencia con Fernández, y en el Frente de Todos apuntan a que la distancia entre los candidatos sea bastante menor a los 30 puntos que Macri le sacó a Scioli hace cuatro años.
Por otro lado, en Santa Fe, donde hace unas semanas el peronista Omar Perotti se quedó con la gobernación, la pelea podría ser voto a voto. Es que si bien Perotti duplicó los votos que logró José Corral, el postulante de Juntos por el Cambio en ese distrito, y confirmó su apoyo a Fernández, la situación es distinta a nivel presidencial.
En esa línea, lo que suceda en la ciudad de Buenos Aires y en Mendoza también será determinante.
La participación
No fue casualidad que en el último tramo de la campaña los principales candidatos de Juntos por el Cambio apuntaron todos sus cañones al nivel de participación. Es que por un lado, un buen porcentaje de sus votantes son personas de la tercera edad y muchos de ellos no están obligados a sufragar.
En ese sentido, en el oficialismo quieren que la participación ronde el 80% y que alcance un nivel similar a lo que sucedió en 2011, cuando debutaron las PASO. Según confirmó el ministerio del Interior Rogelio Frigerio tras el cierre de la elección, la participación alcanzó el 75%.
El día de Macri
Esta mañana, luego de emitir su voto, el Presidente afirmó que "esta elección expresa mucho" para la Argentina tanto "hacia adentro" y como "hacia afuera", y remarcó que a partir de estas PASO "se definen los próximos 30 años". Macri votó a las 11 de la mañana en la Escuela N° 16 "Wenceslao Posse" en la ciudad de Buenos Aires, donde llegó acompañado por su esposa, Juliana Awada.
Ante la prensa, el presidente dijo que está "muy tranquilo" respecto al resultado de los comicios, y ante una consulta sobre la situación económica respondió que "los mercados esperan que los argentinos sigamos el mismo camino". Tras hablar con la prensa, Macri se trasladó hacia "Los Abrojos", la quinta familiar donde almorzará junto a su esposa e hijas, junto a quienes permanecerá durante toda la jornada.
Macri dijo estar "tranquilo" en esta jornada y remarcó que desde el gobierno "pusimos todo lo que teníamos en el corazón". El mandatario, por último, afirmó que "la gente está yendo a votar en forma masiva" en una jornada importante "para la democracia".
El día de Fernández
El precandidato del Frente de Todos tuvo una mañana de domingo que comenzó con el paseo de su perro Dylan, luego le contestó al Jefe de Gabinete Marcos Peña y en el medio de un caos, producto del asedio periodístico, votó en Puerto Madero. A las 8 de la mañana salió del edificio donde vive para pasear a su perro, que se convirtió en una de las estrellas de las redes sociales durante la campaña para las PASO.
"Ya saben que siempre paseo a Dylan a esta hora", les dijo Alberto Fernández a los periodistas de los distintos medios que lo esperaban en la puerta de su casa. Luego de pasear al perro, el ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner dialogó con la presa y la frase más dura fue dirigida a Marcos Peña: "Está nervioso" le dijo.
A las 10:30 votó en la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA), en la mesa 68, y a la salida volvió a dialogar con la prensa, esta vez en medio de un caos debido a la cantidad de medios que lo rodeaban.
La próxima aparición pública de Alberto Fernández será llegando el anochecer en el Complejo Cultural "C", ubicado en el barrio porteño de Chacarita, donde el Frente de Todos se juntará para esperar el resultado de las elecciones.
Todos los candidatos
La mayor atención estará puesta en la pulseada entre la coalición oficialista Juntos por el Cambio, que encabeza el presidente Mauricio Macri acompañado por el senador Miguel Ángel Pichetto, y el Frente de Todos, que postula a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner y cuenta con el respaldo del PJ y casi todos los gobernadores peronistas.
Consenso Federal lleva como precandidato presidencial al ex ministro de Economía Roberto Lavagna y como vice al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en una lista que representa al sector peronismo que prefirió mantenerse distante del Frente de Todos por sus diferencias irreconciliables con el kirchnerismo.
Por otra parte, el Frente Despertar postula como precandidato presidencial al economista liberal José Luis Espert, quien estará acompañado por el periodista Luis Rosales, mientras que en la vereda totalmente opuesta aparece el Frente de Izquierda Unidad, que lleva la fórmula Nicolás del Caño-Romina del Plá.
El Movimiento al Socialismo (MAS) se destaca por llevar a la única precandidata presidencial de estos comicios, la dirigente feminista Manuela Castañeira, que estará acompañada por Eduardo Mulhall como vice.
En el cuarto oscuro también apareció la boleta del Frente Nos, un espacio impulsado por los sectores que se oponen más férreamente a la legalización del aborto y que lleva como precandidato a Juan José Gómez Centurión, acompañado por Cynthia Hotton.
Por otro lado, el nacionalista Frente Patriota propone la fórmula Alejandro Biondini-Enrique Venturino; el Partido Autonomista va con el binomio integrado por el ex gobernador de Corrientes José "Pocho" Romero Feris y el demócrata cristiano Guillermo Sueldo; y el Movimiento Acción Vecinal lleva a Raúl Albarracín y Sergio Pastore.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.