A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

lunes, 29 de julio de 2019

Cristopher Figuera: Servicios de inteligencia venezolanos se han infiltrado en el aparato de seguridad de Colombia

Manuel Cristopher Figuera | foto Jayme Gershen/Bloomberg

Días después de ser nombrado jefe de la temida agencia de inteligencia SEBIN de Venezuela el pasado otoño, el presidente Nicolás Maduro llamó al general Manuel Ricardo Cristopher Figuera y le preguntó dónde estaba el enemigo.
Por Jose Enrique Arrioja and Ethan Bronner para Bloomberg | Traducción libre 

 
“No entiendo la pregunta, señor”, Figuera dice que respondió.
“Quiero un informe cada dos horas de lo que está haciendo la oposición política”, respondió Maduro, enumerando a algunos de los 30 políticos cuyos paradero y actividades debían ser vigilados. Los informes, dijo, debían enviarse no solo a él sino a su esposa, Cilia Flores, y a la vicepresidenta Delcy Rodríguez. El monitoreo involucró hojas de cálculo con fotos, escuchas telefónicas móviles y turnos de veinticuatro horas de los equipos de cuatro agentes en el terreno observando movimientos y reuniones.
Figuera, el desertor venezolano más importante de las últimas dos décadas, está en los Estados Unidos ofreciendo detalles del gobierno cada vez más autoritario de Maduro y los esquemas por los cuales él, su familia y sus asociados malversan las ganancias del petróleo, el oro y otros tesoros nacionales. La nación rica de 30 millones de habitantes desciende al caos y al hambre.
Durante cinco horas de entrevista con Bloomberg en un hotel de Miami y en un bar deportivo cercano, Figuera, un corpulento de 55 años entrenado en Cuba y Bielorrusia, sostuvo que los servicios de inteligencia venezolanos se han infiltrado en el aparato de seguridad de Colombia. Con esa penetración, a principios de este año, los venezolanos rastrearon los movimientos de un desertor clave, el Coronel Oswaldo Garcia Palomo, quien fue capturado, torturado e interrogado después de cruzar la frontera colombiana para ayudar a organizar una rebelión.
“Un miembro del servicio de inteligencia colombiano estaba en contacto con uno de los nuestros y le dio un teléfono a Palomo”, dijo. “Con ese teléfono lo siguieron”. Figuera sostuvo que las torturas a Palomo no tuvieron lugar en su agencia, el SEBIN, sino en la DGCIM, la Dirección de Contrainteligencia Militar. Figuera dijo que Palomo, quien todavía está en la prisión de SEBIN, es un amigo cuyo maltrato lo horrorizó.
La presidencia y el ministerio de defensa de Colombia no respondieron a las solicitudes escritas de comentarios.
Gran parte de la narrativa de Figuera se basa en su afirmación de que el abuso, la corrupción y el autoritarismo con los que se encontró después de ocupar su puesto principal lo sorprendieron. Esto ha sido recibido con escepticismo por los líderes de la oposición, quienes señalan que Figuera pasó una década como jefe adjunto de DGCIM antes de tomar el control de SEBIN y que ciertamente parecía estar completamente integrado en los elementos más brutales del aparato de seguridad antes de desertar.
Figuera contestó a esto diciendo: “Comparto la responsabilidad de la permanencia de Maduro en el poder, como cualquier funcionario que haya sido parte de esta empresa criminal. Pero si alguien tiene pruebas contra mí, no temo enfrentar la justicia “.
El estado de Figuera en los Estados Unidos es temporal. Eliminado de una lista de funcionarios venezolanos sancionados al desertar, se le ha otorgado un permiso para quedarse pero no para ser residente. Su esposa, Bárbara Reinefeld, quien asistió a la segunda parte de la entrevista, tiene una visa de más largo plazo porque tiene una hermana y un hijo que viven en los EE. UU. La pareja se está quedando con su familia en Miami mientras intentan discernir qué es lo siguiente, aunque Figuera dice que solo quiere regresar a su país de origen lo antes posible, y agregó que cree que Maduro no puede durar todo el año. Un alto funcionario de los Estados Unidos dijo que si Figuera quiere quedarse, tendrá que solicitar la residencia o el asilo.
Traición de abril
El 30 de abril, cuando Juan Guaidó, reconocido como el presidente interino de Venezuela por los EE. UU. y más de 50 países, fue a una base militar para expulsar a Maduro del poder, Figuera formó parte del complot. Él y Guaido creían que otros altos funcionarios estaban con ellos, incluido el presidente de la Corte Suprema y el ministro de defensa. Pero no se mostraron, no está claro si dudaron en el último momento o solo fingieron interés, lo que dejó a Figuera solo entre los altos funcionarios declarando abiertamente su cambio de lealtad. No ha hablado ni con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ni con el presidente de la Corte Suprema, Maikel Moreno, desde su partida, y dice que desea mirarlos a los ojos y desafiarlos por su traición.
Poco después del fallido intento, escapó a Colombia. En junio, después de temer por su vida allí, Figuera voló a los Estados Unidos, donde pasó días informando a los funcionarios estadounidenses.
Guaidó y sus ayudantes, que han nombrado a funcionarios en Caracas, así como a embajadores y asesores en Washington y en otros lugares para servir como gobierno rival de Maduro, parecen no estar seguros de qué hacer con Figuera. Algunos lo han acompañado a reuniones informativas y entrevistas, pero no se ha integrado en el grupo.
Carlos Vecchio, el embajador de Guaido en Washington, dijo en una entrevista que el papel de Figuera es proporcionar evidencia contra Maduro. El gobierno interino no le está ofreciendo ningún apoyo en los Estados Unidos.
Figuera fue hasta hace tres meses uno de los lugartenientes más confiables de Maduro, asistiendo a reuniones clave y ayudándole a consolidar su poder. En marzo del año pasado, dijo en la entrevista, que Maduro lo envió a la República Dominicana para reunirse con un funcionario de la Agencia Central de Inteligencia para negociar el fin del embargo económico de Estados Unidos, suspender las sanciones y abrir un canal de comunicación. Los estadounidenses tenían ideas diferentes. Querían que Maduro renunciara, liberara a un estadounidense de la prisión y permitiera nuevas elecciones. El esfuerzo no fue a ninguna parte.
Ganancias ilícitas
Figuera dijo que, de cerca, se dio cuenta de que el presidente está buscando el enriquecimiento personal y el control totalitario. Dijo que el hijo de 29 años del presidente, Nicolás Maduro Guerra, creó un monopolio comercial del oro que involucra a los empresarios Eduardo Rivas y Alex Saab. Cuando Figuera intentó iniciar una investigación sobre el comercio de oro, el vicepresidente Rodríguez le dijo que se retirara, dijo. Saab, un ciudadano colombiano, fue acusado el 25 de julio por cargos de lavado de dinero en Estados Unidos, acusado de canalizar cientos de millones de dólares a cuentas en el extranjero. Figuera también nombró al Ministro de Industria Tareck el Aissami como coordinador de las ventas internacionales de oro. Aissami fue sancionada por los EE. UU. en 2017.
Maduro Guerra declinó comentar en una respuesta por correo electrónico; Rodríguez no respondió a una solicitud de comentarios, ni tampoco el Ministerio de Información.
En los últimos meses, Figuera comenzó a discutir con colegas selectos cómo sacar a Maduro del poder. Hablaron de establecer una comisión de reconciliación al estilo sudafricano y un orden político reformado. Una serie de altos funcionarios tomaron parte en la planificación, dijo, pero se negó a nombrarlos por preocupación por su seguridad. Figuera dijo que también es parte de un esfuerzo por documentar las malas acciones de Maduro y presentar las pruebas a los tribunales internacionales de justicia.
Dijo que la fuerza protectora cubana alrededor de Maduro ha aumentado notablemente en las últimas semanas a unos 200 agentes de alrededor de 20. Los Estados Unidos y gran parte de Occidente han tratado de aislar a Maduro, especialmente después de su reelección el año pasado en una eleccióm ampliamente condenada como manipulada e ilegítima, y conseguir que Guaido lo reemplace. Pero Cuba, Rusia, China, Turquía e Irán siguen siendo aliados que ayudan al régimen a mantenerse en el poder, dijo Figuera.
Calificó las recientes negociaciones entre el gobierno y la oposición en Noruega, ahora en Barbados, como inútiles a menos que Maduro acepte retirarse. De lo contrario, dijo, el presidente intentará usar las conversaciones para ganar tiempo y reducir las sanciones, que están sufriendo.
“¿Qué está pasando en Venezuela?”, dijo cuando se le pidió que resumiera las cosas. “Bueno, está siendo destruida”.
Con la asistencia de Fabiola Zerpa, y Matthew Bristow.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.