A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

martes, 11 de junio de 2019

Senador Scott se las canta a China: Es un participante dispuesto en el genocidio de Maduro

China
Senador Rick Scott
(Photo by MANDEL NGAN / AFP)
El mes pasado viajé a Panamá, Colombia y Argentina. El propósito de mi viaje fue obtener información actualizada sobre la lucha por la libertad y la libertad en Venezuela, resaltar las importantes relaciones económicas entre América Latina y mi estado de Florida y continuar construyendo sobre el progreso realizado para detener el narcotráfico.
Por: CNBC
En todos esos frentes, hicimos un progreso importante y tuvimos grandes conversaciones sobre el futuro.

Salí con otra impresión que, honestamente, no había esperado. Pero es uno que es claro e inconfundible. En toda América Latina, estamos viendo la creciente influencia de China en nuestro hemisferio.
Sabemos que China es un mal actor. China no es nuestro amigo. China considera a Estados Unidos como su adversario global y está tomando las medidas necesarias para “ganar” el gran conflicto de poder del 21 st Century.
Sabemos que han estado robando nuestra tecnología y nuestra propiedad intelectual. Sabemos que manipulan su moneda. Sabemos que han estado desarrollando bases en el Mar del Sur de China. Sabemos que han inundado los Estados Unidos con fentanilo peligroso. Sabemos que sus compañías de tecnología patrocinadas por el estado como ZTE y Huawei han sido acusadas de fraude, violando las sanciones de Irán y robando la propiedad intelectual. Sabemos que China viola sistemáticamente los derechos humanos. Sabemos que China suprime la libertad de expresión.
Sabemos lo que es China. Y, sin embargo, cuántos estadounidenses se dan cuenta de que en los países que se encuentran a unos pocos miles de millas (y, en algunos casos, unos cientos de millas) de distancia, China está aprovechando todas las oportunidades para ganar influencia y ejercer el control. América Latina es el nuevo campo de batalla en el conflicto geopolítico más grande de nuestro tiempo.
En Panamá, el gobierno chino está construyendo su propio puerto en Colón para ejercer un mayor control sobre el comercio internacional entre los hemisferios oriental y occidental y expulsar a la competencia. Los restaurantes de la calle en Panamá tienen menús en inglés, español y, lo adivinaste, en chino.
Mientras tanto, Colombia está experimentando una afluencia masiva de refugiados de Venezuela. Las políticas del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no solo están causando la muerte de miles de personas, sino que también crea una crisis de refugiados con millones de venezolanos que huyen de su régimen brutal. La mayoría ha ido a Colombia, que está luchando para mantenerse al día con la migración.
El presidente de China, Xi Jinping, sabe lo que Maduro le está haciendo a su propia gente. Sabe que los está matando de hambre intencionalmente, que está utilizando a las fuerzas de seguridad cubanas para acosar a los disidentes y golpear a los niños en las calles. Xi no le importa. China es un participante dispuesto en el genocidio de Maduro.
Para leer la nota completa, pulse aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.