Homenaje

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

domingo, 16 de junio de 2019

Calderón Berti corrigió a Guaidó: La investigación la iniciamos hace dos meses


ND / 16 jun 2019.- El embajador /AN en Colombia, Humberto Calderón Berti, corrigió a Juan Guaidó este domingo, al asegurar que la investigación sobre los supuestos hechos de corrupción denunciados por Orlando Avendaño en PanamPost comenzó hace dos meses.
“Para que quede claro frente al país”, dijo vía @calderonberti. “La investigación se inició por mi iniciativa personal hace dos meses a raíz de una información que recibí de la Dirección General de Inteligencia de Colombia. En el tiempo transcurrido se acopió y analizó la información recibida”.
Sin embargo, no dio más detalles sobre el resultado de la investigacion.
Este viernes Guaidó pidió a Calderón Berti solicitarle a las autoridades colombianas comenzar una investigación sobre el caso. “Ante denuncias, pido al Embajador @calderonberti solicitar formalmente a organismos de inteligencia colombiana la investigación necesaria. ¡Transparencia ante todo!”, dijo Guaidó vía Twitter.


La denuncia
Se refiera Rossana Barrera y Kevin Rojas, enviados de Juan Guaidó a Cúcuta para manejar la estadía de los militares que desertaron a partir de febrero. Dice Avendaño:
“Estos nombres son claves; sin embargo, las miradas se deben posar sobre la mujer, Rossana Barrera, quien es la cuñada del diputado del partido Voluntad Popular, Sergio Vergara, mano derecha del presidente Juan Guaidó luego de que Roberto Marrero fuera secuestrado por el régimen de Maduro. Esto fue confirmado por un miembro del equipo de la presidencia.
Barrera, junto a Kevin Rojas, asumió completamente la operatividad de lo que ocurría en Cúcuta y se encargó del manejo de fondos para el pago de la estadía de los militares. Las alarmas se encendieron cuando, según me dijo un funcionario de la inteligencia colombiana, Barrera y Rojas empezaron a llevar una vida que no se correspondía con quienes eran.
Me entregaron todas las pruebas. Facturas que demuestran excesos y, varias, extrañísimas, de diferentes talonarios, firmadas el mismo día y con estilos de escritura idénticos. Casi todas sin sello. Gastos de más de 3 000 000 de pesos en hoteles colombianos y en discotecas, por noche. Unos mil dólares en bebida y comidas. Gastos de ropa en carísimas tiendas de Bogotá y en Cúcuta. Reportes de alquiler de vehículos y pagos en hoteles a sobreprecio. Plata que fluía. Mucha plata”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.