A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

viernes, 29 de marzo de 2019

La mujer de Guaidó también escala a la cumbre de la alta política

Rosales se reunió con Trump / Twitter: @carlosvecchio

María Rodríguez (ALN).- Donald Trump, Mike Pence, John Bolton… La visita a EEUU de Fabiana Rosales, mujer de Juan Guaidó, tuvo interlocutores del máximo nivel, como también lo fueron los temas tratados. Al lado de Rosales, Trump pidió a Rusia que salga de Venezuela. La esposa de Guaidó no ejerce el arquetipo clásico de primera dama, a la sombra, discreta. “Ahí hay una persona muy fuerte al lado de este presidente (encargado) y que también tiene capacidades políticas”, destaca un experto consultado por el diario ALnavío.
Rosales se reunió con Trump / Twitter: @carlosvecchio


La vida de Fabiana Rosales, una joven venezolana de 26 años, cambió radicalmente cuando su esposo, Juan Guaidó, juró como presidente encargado de Venezuela. En este tiempo Rosales ha multiplicado sus apariciones públicas junto a Guaidó para contribuir a la salida de Nicolás Maduro del poder.
Ahora Rosales ya ejerce un papel propio y protagonista para alzar la voz por la causa venezolana. Su figura escaló a la cumbre de la alta política con la gira por Estados Unidos, Perú y Chile y las reuniones y temas al más alto nivel que trató con los mandatarios y altos representantes políticos.
Este miércoles se reunió en la Casa Blanca con el presidente estadounidense Donad Trump y el vicepresidente Mike Pence. También estaban presentes el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton; el senador por Florida, Marco Rubio; y el embajador de Guaidó en EEUU, Carlos Vecchio, entre otros. Un plantel que constata la importancia que Estados Unidos dio a la reunión. “La reciben casi como si fuera el mismo Guaidó, como un referente válido de diálogo”, destaca al diario ALnavío Karina Cáceres, miembro de la Red de Politólogas.

En ese encuentro Trump aprovechó para lanzar un mensaje de alta política: “Rusia tiene que salir de Venezuela”, refiriéndose al contingente militar que llegó esta semana a Caracas. Por su parte, Pence consideró la llegada de aviones militares rusos a Venezuela “una provocación inoportuna” y pidió al gobierno de Vladimir Putin dejar de respaldar al régimen de Maduro.
Y en todas estas declaraciones a la prensa Rosales estuvo presente, consolidando un papel protagonista, un liderazgo de peso y saliéndose del triste arquetipo tradicional de primera dama, tal como subrayan expertos consultados por el diario ALnavío.
“Lo que están haciendo es muy inteligente. Vender la idea de dos personas de peso, que ejercen el liderazgo en un matrimonio. Si Guaidó llega a la Presidencia (efectiva), está claro que a su lado va a estar una persona que tiene capacidad para hacer política. Es la idea de un equipo”, explica a este diario David Redoli, miembro del Consejo Directivo de la Asociación de Comunicación Política (ACOP).
Este experto añade que estas reuniones al máximo nivel no son casuales. “Están transmitiendo el significado de que aquí hay una persona muy fuerte al lado de este presidente (encargado) y que también tiene capacidades políticas. Que Guaidó no está sólo”, insiste Redoli.







































































































































































































































































Además, la figura de Fabiana Rosales “se sale del corsé del arquetipo de primera dama, en la sombra, discreta, que hace una labor de mero acompañamiento al presidente. Para nada es ese el papel de Rosales. Se sale de todos los moldes clásicos de primeras damas”, recalca este experto.
Morales llegó a Estados Unidos con un mensaje importante que darle a Trump de parte de Guaidó. Se desconoce qué le dijo. En ello insistieron los periodistas a Guaidó en la rueda de prensa que convocó el presidente encargado este miércoles en Caracas para anunciar detalles de la Operación Libertad.
De la boca de Guaidó no salió ningún detalle que pudiese entrever las palabras que en privado su esposa compartió con Trump. Unas palabras memorizadas, que sólo estaban en la cabeza de Rosales y en la de Guaidó, no en papel, para que ningún control chavista lo descubriese antes de que Rosales saliese de Venezuela.
Este jueves Fabiana Rosales se reunió con la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump. "Fue un encuentro muy cálido y verdaderamente inspirador. Gracias Sra. Melania por su compromiso con nuestro pueblo de Venezuela, pronto nos reencontramos en Libertad", tuiteó Rosales.

Un mensaje de esperanza

En la gira Rosales también se reunió con venezolanos emigrados.Un viaje al que le acompañó su hija Miranda, de apenas dos años. Y un viaje que es de ida y vuelta, pues la esposa de Guaidó descarta dejar Venezuela. “Para mí no es escenario estar fuera. Yo tengo un lugar y está en Caracas, al lado de Juan”, respondió Rosales ante periodistas en la Casa Blanca.
En todos los países que visitó en esta gira transmitió a la diáspora el mismo mensaje de esperanza. “Los venezolanos conquistaremos la democracia y la preservaremos”, dijo en redes sociales desde Santiago de Chile. “La esperanza nació para no morir. Nos vemos pronto en una Venezuela libre”, insistió desde Washington.
Esta gira empezó hace diez días. Primera parada: Chile. “Llegué a tierras chilenas para seguir llevando el mensaje de esta gran lucha que emprendimos como país”, tuiteó Fabiola Rosales. En los cuatro días que duró la visita a este país, la agenda fue muy apretada. Se reunió con el presidente Sebastián Piñera y con la primera dama de Chile, Cecilia Morel. También con el mandatario colombiano Iván Duque, que se encontraba esos días en Chile para acudir a la reunión de la creación de Prosur. Rosales no asistió a este encuentro, aunque se barajó en un principio su participación.
La esposa de Guaidó también se reunió con la representante diplomática de Guaidó en el país, Guarequena Gutiérrez, con el expresidente chileno Ricardo Lagos y mantuvo un encuentro con miles de venezolanos que hoy residen en Chile.
También acudió a las universidades Adolfo Ibáñez y la Autónoma de Chile para hablar a los estudiantes. Les describió la realidad venezolana. Les habló de la catástrofe humanitaria, de la situación crítica de los servicios básicos que afectan el funcionamiento ya precario de los hospitales. Pero también “de la resistencia de nosotros como venezolanos y la lucha que emprendemos unidos en cada rincón de nuestra nación”. Y de la hoja de ruta anunciada por Guaidó: “Cese de la usurpación, Gobierno de transición y elecciones libres”.
El 23 de marzo la esposa de Guaidó viajó a Perú. Se reunió con el canciller Néstor Popolizio, quien le transmitió, en nombre del Gobierno peruano, “el reconocimiento y decidido apoyo al presidente Guaidó en su tarea de recuperar la democracia para el hermano pueblo de Venezuela”.
De nuevo se reunió con la diáspora venezolana. Esta vez la que vive en Perú, y les anunció que “el retorno a casa está cerca”. También les trasladó las palabras del presidente encargado: “Si resistimos, insistimos y persistimos, cada uno de los sacrificios que hemos hecho como nación valdrán la pena”.
Y de Perú a Estados Unidos, donde le esperaban Trump, Pence, Bolton… Y donde culminó su escalada hacia la cumbre de la alta política en la búsqueda de un porvenir para Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.