Homenaje

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Sígueme en mis redes sociales

Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter

martes, 26 de marzo de 2019

Chavismo lucha en vano para “parapetear” defectos en el SEN causados por la corrupción desmedida





El chavismo


Otro apagón envolvió a Caracas y gran parte de la nación el martes, pero las sanciones de Estados Unidos y la oposición del Banco Interamericano de Desarrollo han desbaratado los planes del régimen de atraer a un fabricante argentino de turbinas para activar dos unidades en una planta hidroeléctrica que brindaría un mínimo de alivio, según personas con conocimiento directo de la materia.

Por: Fabiola Zerpa y Pablo Rosendo González – Bloomberg / Traducción libre del inglés 


La eléctrica estatal venezolana Corpoelec se reunió en diciembre con representantes de IMPSA SA, con sede en Mendoza, Argentina, para revivir un antiguo contrato para la central eléctrica de Tocoma en el estado de Bolívar. El proyecto, que se ha detenido desde 2014 y cuyo precio se disparó a casi $ 9 mil millones, aliviaría una red tensa que está colapsando en medio de una falta de inversión y mantenimiento.
Pero durante la reunión, IMPSA les dijo a los funcionarios que la compañía necesitaba $ 30 millones para completar la instalación de dos turbinas. Nunca recibió una respuesta firme de el chavismo. Un mes y medio después, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, tomó juramento como el líder legítimo de Venezuela y fue reconocido inmediatamente por Estados Unidos, Argentina y docenas de otros países. El BID, un prestamista multilateral con sede en Washington, votó para reconocer a Guaidó en lugar de a Nicolás Maduro el 15 de marzo, lo que complica aún más cualquier trabajo sobre Tocoma.
No solo el BID es un prestamista para Venezuela, sino que es un actor indirecto en IMPSA después de un canje de deuda por capital en abril para salvar a la compañía de la bancarrota. Incluso si el BID aprobara un acuerdo, podría verse obstaculizado por la oposición del gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, y las restricciones sobre el uso del sistema financiero estadounidense para hacer negocios con Venezuela.
El Ministerio de Información del chavismo y un portavoz de IMPSA declinaron hacer comentarios. El BID dijo que no participa en la administración de la empresa y agregó que solo es “un beneficiario económico de un fideicomiso de acciones”.
El momento no podría ser peor para Maduro, quien se aferra al poder con el apoyo de los aliados militares y estratégicos a nivel mundial como Rusia, China y Turquía. Este mes, una paralizante falla en el suministro eléctrico, hundió a la mayor parte de la nación en la oscuridad y provocó saqueos en Maracaibo, la segunda ciudad más grande del país. El lunes, otro apagón golpeó a más de la mitad de la nación, incluida la capital, y el chavismo suspendió las clases y le dijo a los trabajadores que se quedaran en casa el martes.
Una falla en una línea de alto voltaje cerró 11 de 12 turbinas en la planta hidroeléctrica Macagua, cortando 1,810 megavatios de la red nacional, según un informe de la compañía eléctrica estatal visto por Bloomberg. El sistema funciona con un total de 10.000 megavatios.
Gran parte del país permaneció bloqueado el martes, pero en el centro de Caracas, que alberga el palacio y los ministerios presidenciales de Venezuela, las luces volvieron a encenderse al mediodía. La mayoría de los negocios permanecieron cerrados y el tráfico ligero fluyó a través de carreteras y avenidas principales.
En Catia, una parroquia humilde en el oeste de Caracas, la energía regresó al mediodía y las tiendas de alimentos abrieron para vender lo que pudieron. Liz Guillen, una comerciante de 49 años que había perdido todo en el congelador de su casa, trató de comprar pollo en una carnicería, pero las máquinas de tarjetas de crédito no funcionaban.
“Esto es inhumano”, dijo ella. “Tenemos que sacar al presidente, incluso con una invasión de gringos. Él dice que fue un ataque cibernético, el ataque cibernético fue a su cerebro “, dijo.
La presencia policial era fuerte en todos los rincones de Catia. Los oficiales de motocicletas de la temida Fuerza de Acciones Especiales de la policía nacional, conocidos por la abreviatura española FAES, patrullaron con máscaras.
Maduro y sus funcionarios se apresuraron a culpar a las interrupciones del sabotaje y los ciberataques estadounidenses. Sin embargo, los expertos de la industria y los opositores apuntan a años de negligencia e inversión insuficiente para terminar proyectos como Tocoma o realizar tareas simples como limpiar un cepillo inflamable alrededor de las torres de distribución. Los alimentos, los medicamentos y la maquinaria son escasos y las reservas de divisas del país, que en su mayoría son en oro físico, se sitúan en 8.700 millones de dólares, en comparación con los 22.000 millones de dólares hace cinco años.
Guaidó dijo que la gente ya no cree en las excusas del gobierno.
“En medio de la angustia de la oscuridad, cuando nuestra gente necesita estar segura durante otro apagón, ¿cómo pueden pretender seguir repitiendo las mismas excusas de ‘guerra eléctrica y sabotaje?”, Escribió Guaidó en su cuenta de Twitter. “Son mentirosos corruptos”.


Tocoma (Foto AVN)


Chávez-Kirchner


Bajo los presidentes socialistas de Venezuela, la nación ha caído en un desorden desastroso gracias a la mala gestión inducida por la caída de los precios del petróleo.
La relación entre Corpoelec de Venezuela e IMPSA es complicada, sumida en la política y el escándalo durante más de una década. Mientras liderada por el empresario Enrique Pescarmona , IMPSA consiguió varios contratos en Venezuela, mientras que la entonces presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner y su esposo, Néstor Kirchner, mantuvieron vínculos estrechos con su homólogo venezolano, Hugo Chávez. En 2007, el contrato de Tocoma para construir e instalar 10 turbinas fue uno de los proyectos más grandes de IMPSA.
Pero Corpoelec e IMPSA se quedaron atrás debido a la inflación, los costos crecientes y los problemas con otros contratistas. La empresa de servicios públicos realizó pagos tarde y el fabricante instaló solo dos turbinas. El proyecto se detuvo y la compañía sufrió un incumplimiento de $ 1.1 mil millones en 2014.
Los acreedores tomaron el control de la junta luego de la suspensión de pagos, e IMPSA ha estado buscando nuevos contratos para cambiar su balance desde entonces. Como parte de este esfuerzo, IMPSA había instado a Venezuela a renegociar su antiguo contrato, dijeron las personas familiarizadas con la situación.
Basado en un documento de Corpoelec del 20 de marzo visto por Bloomberg, la empresa de servicios públicos quiso contratar a IMPSA para completar la instalación de las dos turbinas como parte de un proyecto de $ 71 millones para reactivar una cuarta parte de la planta, aproximadamente 430 megavatios de una capacidad de 2,160 megavatios . IMPSA recibiría alrededor de $ 30 millones por 18 meses de trabajo.
Pero no se hizo una oferta firme a la compañía, según las personas que sabían del plan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.